La rehabilitación de drogas es un tratamiento multidisciplinar. Es decir, la adicción afecta a todas las facetas de la vida de la persona adicta. Por eso la rehabilitación en un centro está sujeta a un programa que consta de varias partes. En cada momento, cada una de esas partes, se centra en recuperar un aspecto diferente de la vida de la persona adicta. En un centro de rehabilitación de drogas la persona adicta puede contar con todos los recursos y medios que tiene a su alcance. De este soporte profesional médico, a tratamiento con medicamentos para la adicción, terapia individual, grupos de apoyo, talleres ocupacionales, incluso gimnasio, piscina, centros de masaje, clases de yoga, tai chi, y muchas otras actividades.

Sin embargo, cuando la persona adicta abandona el centro de rehabilitación de drogas, suele limitar mucho sus esfuerzos por mantenerse a salvo de las recaídas. Sobre todo tiende a concentrar dichos esfuerzos. De modo que si lo mínimo que le pide el centro de rehabilitación de drogas para continuar libre de drogas, es asistir a una terapia individual y a un grupo de apoyo una vez a la semana, eso será habitualmente lo único que haga la persona adicta para evitar las recaídas en la adicción a largo plazo.

Pero como decíamos, durante el tratamiento de rehabilitación de drogas en el centro, las actividades eran mucho más variadas, y se aplicaban a todas las facetas de la vida. Lo lógico por tanto, sería continuar con esa variedad una vez que se vuelve a la vida normal. Hay que reconocer sin embargo, que no todo el mundo puede permitirse algunas de las comodidades que ofrece un centro de rehabilitación de drogas en su vida habitual. Masajes, clases de yoga o tai chi, equitación, talleres de escritura, clases de bellas artes, muchas quedan fuera del alcance de la mayoría de las personas ya sea por cuestiones de recursos, o por la imposibilidad de hacer un hueco entre sus obligaciones y responsabilidades habituales.

Sin embargo hay algo que todo el mundo debería hacer: ejercicio físico. Con frecuencia las personas adictas en un comportamiento autodestructivo que conlleva un estado físico muy descuidado. La persona adicta no cuida su alimentación, no hace deporte, incluso a veces abandona relajantes hábitos de higiene. Tras haber superado el tratamiento en el centro de rehabilitación de drogas, muchas personas adictas se olvidan de mantener la sana costumbre de hacer ejercicio. El ejercicio sube la moral, aumenta el autoestima, y refuerza la motivación que ayuda a la persona a mantenerse disciplinada, y con una mente clara y saludable. De los muchos ejercicios una persona puede hacer, teniendo en cuenta que muchas personas adictas se encuentran en un estado de salud desmejorado, lo mejor es un ejercicio de bajo impacto.

El entrenamiento en una elíptica es probablemente el más recomendable en la mayoría de los casos. Se trata de una máquina que nos permite hacer ejercicio salvando las excusas más comunes. Ventajas de la elíptica, en inglés, elliptical trainer:

  • Bajo impacto. La adicción causa bajadas o aumentos rápidos de peso. Con frecuencia esto afecta la salud de las articulaciones. Por este motivo a veces, hacer un ejercicio tan habitual como salir a correr, no es posible. Y otros ejercicios de bajo impacto como la natación, incluso para quien disponga de una piscina, pueden no resultar cómodos si la piscina no tiene tamaño olímpico. Desplazarse para buscar un sitio donde hacer estos ejercicios ya nos haría perder la ventaja de poder hacerlos en el hogar. Por eso la elíptica es un ejercicio muy conveniente. Al ser un ejercicio de bajo impacto ayuda a proteger la cadera, las rodillas, los tobillos, la espalda, y el cuello, que de otro modo, sometidos a un impacto repetido de forma constante y a diario, podría traducirse en lesiones.
  • Hogareño. Se puede practicar la elíptica la intimidad del hogar. Sin necesidad de desplazarse, lo que reduce las excusas que puedan presentarse a la hora de buscarle un hueco al ejercicio.
  • Compatible con el entretenimiento. La elíptica puede practicarse mientras escuchas música, o mientras se vea una película. Una buena película de acción puede ser un aliciente psicológico muy conveniente para animar las ganas de hacer ejercicio y aumentar la adrenalina.
  • Sin horarios. Al disponer de la elíptica en nuestro hogar, podemos hacer ejercicio a cualquier hora. Eso incluye las situaciones en las que altas horas de la noche, la persona adicta puede sentir ansiedad. Una buena forma de acabar con esa ansiedad, es hacer algo de ejercicio con una película relajante, que nos ayude a liberar endorfinas como un sustitutivo natural del placer causado por las sustancias adictivas.

Es recomendable optar por una elíptica magnética robusta. Ahí elípticas de gama baja, gama media, y comerciales. Las elípticas de gama baja se encuentran en la mayoría de los centros comerciales, su uso es exclusivamente doméstico, suelen tener un precio bajo, y se las reconoce porque con frecuencia el peso máximo que soportan se sitúa entre los 90 y 120 kg. Además la mayoría suele limitar el número de horas por semana que pueden utilizarse. La gama media por contra se distingue porque admite pesos de al menos 150 kg, y no se acompañan de ninguna limitación de horas semanales. Finalmente las comerciales suelen aguantar pesos que rondan los 250 a 350 kg. Estas últimas suelen ser mucho más costosas, sin embargo su durabilidad está hecha a prueba del uso pesado y constante de todas las personas que las emplean en un gimnasio comercial. Nuestro consejo es optar al menos por una elíptica de gama media. Esto nos asegurará que el ejercicio sea cómodo de realizar, que la máquina sea robusta y tenga mucho peso, lo que hace que ésta no se mueva ni se desplace con el movimiento. Además las juntas de la máquina suelen responder de forma suave. Por último estas máquinas tienden a incorporar computadoras con multitud de opciones que pueden ser muy necesarias para alguien que ha pasado por una rehabilitación de drogas. Desde vigilar el ritmo cardíaco, manejar la resistencia, o incluso la inclinación del ejercicio. Incluso funciones incorporadas de recuperación, que suben y bajan automáticamente la resistencia cuando se está terminando de hacer ejercicio. Tanto las máquinas elípticas de gama media como comercial, tienen también condiciones de garantía mucho más robustas.

En cualquier caso recuerde que el tratamiento no termina cuando sale del centro de rehabilitación de drogas. Se es adicto para siempre, y por eso es importante mantener la mente ocupada en actividades saludables, que mejore nuestra autoestima, y nos recuerden que somos capaces de mucho más de lo que creemos.

Basado en las experiencias de Mónica G. – Based on Monica G. experiences.

http://www.aupla.com/wp-content/uploads/una-mujer-haciendo-ejercicio-se-rehabilita-de-la-adiccion.jpghttp://www.aupla.com/wp-content/uploads/una-mujer-haciendo-ejercicio-se-rehabilita-de-la-adiccion-150x124.jpgAUPLAAdiccionesLa rehabilitación de drogas es un tratamiento multidisciplinar. Es decir, la adicción afecta a todas las facetas de la vida de la persona adicta. Por eso la rehabilitación en un centro está sujeta a un programa que consta de varias partes. En cada momento, cada una de esas partes,...Health is Wealth. Nutrition, Rehabilitation, Sport, Sustainability, Wisdom, Entertainment. Health First. La Salud es lo Más Importante.