La dependencia emocional afecta a personas con trastornos mentales como la depresión, el complejo de inferioridad, personas en un estado de hipersensibilidad emocional, y algunos trastornos estigmatizados socialmente, circunstancias todas ellas, que pueden empujar a una persona a un estado de debilidad psicológica, de miedo, de aprehensión, y sobre todo de necesidad de apoyarse en otras personas, más allá de lo psicológicamente saludable. Si no vemos a tiempo la necesidad de superar la dependencia emocional, una dependencia emocional que no se aborda correctamente, puede desembocar en una enfermiza obsesión, en una actitud posesiva y autoritaria.

En el caso de los trastornos mentales, además, la persona se siente muy vulnerable ante la idea de que sus debilidades puedan verse expuestas ante personas con las que no guarda confianza, personas que la puedan juzgar. Por este motivo suele desencadenarse un hermetismo emocional, un rechazo a compartir sus emociones, sus sentimientos, incluso con la persona con la que más confianza tiene. Sin embargo será con esa persona con la que, de compartir al menos una parte de lo que siente, lo hará. Sólo con ella se atreverá. Lo que aún le alejará más de la posibilidad de establecer una relación auténtica con terceras personas y superar la dependencia emocional, ya que ante estas, intentará eludir conversaciones de índole personal, y con frecuencia fingirá un comportamiento socialmente más aceptado, se avienen falsamente a todo lo que se le sugiere desde una postura pusilánime, para evitar compromisos y conflictos que llamen la atención sobre su persona. Conflictos que la persona teme, puedan desvelar ante la mirada crítica de los demás, sus intimidades, las cuales sabe poco aceptadas socialmente.

La soledad es otro factor que puede desencadenar la dependencia emocional. Una persona que apenas se relacione con otros individuos, y reduzca su contacto social a una sola persona, muy probablemente, mal formará esa relación, de tal modo que por sí sola, compense la carencia de otras relaciones personales, creando así una dependencia emocional absoluta.

¿Cómo superar la dependencia emocional?

Puedes iniciar un desenganche psicológico progresivo, que te permita una cierta autonomía emocional. Esto es bueno tanto para la persona que sufre dependencia emocional, como para aquella de la que se depende. La primera se sentirá más fuerte, motivada, y segura, mientras que la segunda disfrutará de un alivio de responsabilidad que hasta ahora le oprimía psicológicamente. La manera más inteligente de hacerlo y superar la dependencia emocional, consiste en cambiar sutilmente la naturaleza de la relación. Se trata de convertir una relación de dependencia emocional, en una relación más saludable. La idea es conservar esa relación, que dada la confianza existente, puede ser muy beneficiosa, pero con unos límites sanos asentados en cinco puntos fáciles de seguir:

  • Comunícate: la necesidad y la desesperación suelen regir de forma irracional las relaciones de dependencia emocional. Si te tomas una pausa, te relajas y meditas, verás con más claridad lo que realmente necesitas. En lugar de lanzarte como un depredador sobre la otra persona, movido por la adicción emocional, sólo te acercaras cuando realmente necesites algo de ella, o esa persona lo necesite de ti, y en cada una de esas situaciones, lo harás teniendo claro de qué se trata, y con la misma claridad, se lo hará saber a la otra persona para evitar su desconcierto. Evita el pedir por pedir.
  • Respira: cuando sientas un arrebato que te empuja a buscar refugio en la persona de la que dependes emocionalmente, date un respiro. Coge aire, suéltalo lentamente, y deja que tu mente se aclare. La ansiedad, el estrés, el miedo, la falsa necesidad, hacen que te precipites, y aprender a manejarlos te ayudará a superar la dependencia emocional. Respira y piensa.
  • Entiende tus Emociones: en lugar de dejarte llevar por el torrente de emociones que sientes en cada momento. En lugar de dejar que las emociones te gobiernen. Entiende tus emociones. Aprende a reconocerlas y a manejarlas. En lugar de huir de tus emociones, o de permitir que éstas te empujen a actuar de forma abusiva sobre los demás, trata de entender cómo funcionan, y aprende a manejarlas de forma inteligente. Esto ayudará a superar la dependencia emocional y mejorar tu coeficiente de inteligencia emocional, y a mantener relaciones psicológicamente más saludables, calmadas, y relajadas.
  • Entiende tus Relaciones: haz un repaso de las personas con las que estás manteniendo relaciones de toda índole. Desde tu familia, a tus amigos, pareja, colegas de trabajo, y cualesquiera otras. Luego hazte la siguiente pregunta: “¿qué tipo de relación tengo con esta persona? Es importante saber en calidad de qué nos acercamos a otras personas. A veces buscamos apoyo, a veces las admiramos profesionalmente, otras somos nosotros quienes nos sentimos empujados a ayudarlas. Hay muchos motivos por los que dos personas pueden acercarse. Y es importante tenerlo claro cada vez, porque a veces nuestros motivos pueden no ser todo lo honestos que nos gustaría. Y a veces podría ser que estuviésemos abusando demasiado de la confianza de alguien, o que estuviésemos sobrecargando a esa persona con demasiadas responsabilidades, haciéndole sentir que toda nuestra felicidad y bienestar, depende de ella. A veces incluso, podemos tener una relación casual con alguien por el mero hecho de que lo conocemos desde siempre, como un viejo amigo o amiga, sin que nunca nos hayamos preguntado qué tipo de relación mantienes con esa persona. Entender tus relaciones, los motivos que pueda haber detrás, y cómo funciona, es tan importante como entender tus emociones, ya que son una extensión de éstas, y es el único modo de superar la dependencia emocional.
  • Entiende tus Necesidades: a veces el miedo o la vergüenza nos empuja a esconder lo que realmente necesitamos, o buscamos. Eso es un error. Si nos permitimos hacer esto, acabaremos por ocultarlas a nosotros mismos. Al no hacer ningún ejercicio de introspección, nosotros mismos no tendremos claro cuáles son nuestras necesidades. Por lo tanto no podremos darles la prioridad que se merecen, ni, eventualmente, satisfacerlas. Esto lleva a una vida insatisfactoria, y a que castiguemos a las personas que nos rodean por nuestras carencias, y les sometamos a un caos de exigencias que ni nosotros mismos entendemos con claridad, y que suponen un obstáculo para superar la dependencia emocional. Es importante que conozcas bien cuáles son tus necesidades, que las entiendas, y que sepas expresarlas a las personas con las que te relacionas, de modo que éstas no se sientan desorientadas, y puedan conocerte correctamente sabiendo que puede que esperes de ellas.
AUPLADependencia EmocionalLa dependencia emocional afecta a personas con trastornos mentales como la depresión, el complejo de inferioridad, personas en un estado de hipersensibilidad emocional, y algunos trastornos estigmatizados socialmente, circunstancias todas ellas, que pueden empujar a una persona a un estado de debilidad psicológica, de miedo, de aprehensión, y sobre...Health is Wealth. Nutrition, Rehabilitation, Sport, Sustainability, Wisdom, Entertainment. Health First. La Salud es lo Más Importante.