Cuando se elige un centro de rehabilitación es recomendable tener lo siguiente en cuenta:

  • No existe un tratamiento único. Hay que adaptar el programa de rehabilitación a cada adicto. Algunos tienen trastornos mentales concurrentes. Otros son politoxicómanos. Algunos no tienen apoyo de su familia o amigos. Otros tienen problemas de trabajo. Por estas y otras muchas razones cada programa en un centro de rehabilitación de adicciones tiene que hacerse a medida del adicto.
  • Cuanto más dure la rehabilitación menos riesgo de recaída. Por lo que cuanto más se comprometa la persona adicta a continuar la rehabilitación en el centro, mejor funcionará a largo plazo.
  • El acceso la rehabilitación debe ser fácil. Dado que la persona adicta puede recaer en cualquier momento, necesitar ayuda, el centro de rehabilitación de adicciones debe estar disponible para ayudarle en cualquier momento, incluso si hiciese falta readmitir al adicto de forma inmediata.
  • La adicción afecta a cómo funciona el cerebro, alterando los niveles de dopamina y la capacidad del cerebro para procesar esta sustancia. Por eso veces no se puede contar con la voluntad del adicto durante la rehabilitación. Dependiendo de si hace mucho que consume la sustancia adictiva, de las dosis, del tipo de adicción, de cómo respondió su cerebro a la adicción, dependiendo de todo ello la sustancia adictiva habrá alterado su proceso de pensamiento más o menos. A veces el adicto ya no tiene voluntad o personalidad, y es la adicción la que decide y habla.
  • La adicción afecta a todos los aspectos de la vida. La rehabilitación no se puede limitar a desintoxicar al adicto. Familia, pareja, amigos, trabajo, todos se ven afectados por la adicción. Por eso es importante que en la medida de lo posible reciban ayuda, y se enseña al adicto a reparar los daños causados en ellos.
  • La adicción debe tratarse con medicamentos que ayudan a superar el síndrome de abstinencia. Bajo vigilancia médica, los profesionales del centro de rehabilitación se aseguran de que el tratamiento con medicamentos evita los a veces arriesgados efectos secundarios del síndrome de abstinencia.
  • El estado del adicto puede cambiar bruscamente. Si esto ocurre, el centro de rehabilitación tiene que rediseñar el tratamiento para adaptarlo a las nuevas circunstancias. Puede ser que cambie el estado de salud del adicto, puede que surjan diferencias con su familia, es posible que pierda su trabajo en un momento dado. Cualquiera de estos inconvenientes, en un momento de la rehabilitación en el que el adicto es más vulnerable, le puede empujar una recaída.
  • La mayoría de las personas adictas sufren algún trastorno mental. Se conoce como diagnóstico dual. Ocurre cuando más allá de la adicción, se diagnostica alguna enfermedad mental. Depresión, esquizofrenia, ansiedad, dificultades de aprendizaje. Cuando esto ocurre los médicos del centro de rehabilitación tienen que tratar al mismo tiempo tanto la adicción, como la enfermedad mental, dado que esta última es la principal causa de la adicción, y necesita de un tratamiento a largo plazo.
  • No es necesario que el adicto acuda voluntariamente rehabilitación para que el tratamiento en el centro funcione. Un error común es creer que hace falta que la persona que sufre adicción esté de acuerdo en recibir tratamiento para que éste sea efectivo. En realidad esto no es cierto. La mayoría de las rehabilitaciones de adicciones se hacen por presiones de familiares, amigos, incluso por orden judicial, y aun así suelen funcionar. Es cierto no obstante, que el apoyo y la motivación de la persona adicta, harán que la rehabilitación funcione de forma más efectiva, y con menor riesgo de recaída largo plazo.
  • El adicto en rehabilitación, tiene que ser supervisado y vigilado de forma continua. Especialmente si se utilizan medicamentos contra la adicción, es imprescindible que el personal médico vigile al adicto, y restrinja el acceso a los medicamentos, para evitar su abuso.
  • El centro de rehabilitación de adicciones tiene que informar al adicto de los riesgos que corre durante la rehabilitación. Además tras la evaluación inicial, tendrá que hacerle pruebas médicas para establecer cuál es su estado de salud, determinar si tiene algún problema que necesite tratamiento, o que suponga un riesgo añadido durante la rehabilitación, debido al empleo de medicamentos contra la adicción, y al síndrome de abstinencia. Además hay que asegurarse de si sufre algún tipo de enfermedad infecciosa para garantizar tanto su seguridad, como la del resto de pacientes, y personal médico y auxiliar, de la clínica, hospital, o centro de rehabilitación de adicciones.

Efectos del síndrome de abstinencia:

Los síntomas causados por la abstinencia, dependen de qué sustancia se haya consumido, y durante cuánto tiempo se ha sido adicto. Los más frecuentes son:

  • Depresión profunda.
  • Incapacidad para concentrarse o mantener la atención.
  • Pérdida de apetito.
  • Ansiedad y agitación severas.
  • Rinorrea, o nariz chorreante.
  • Insomnio.
  • Sudores profusos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Calambres musculares.
  • Desarreglos digestivos, incluyendo diarrea.
  • Temblores y escalofríos.
  • Palpitaciones en el corazón. Ritmo cardíaco acelerado.
  • Respiración rápida.
  • Dolor de cabeza.
  • Músculos agarrotados y dolores musculares.
  • Convulsiones.
  • Tensión alta.
  • Hemorragias nasales.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Ataques de corazón.
  • Alteración de los sentidos.
  • Alucinaciones.

Para evitar estos fuertes efectos del síndrome de abstinencia, se emplean medicamentos contra la adicción que reducen el riesgo para la persona adicta mientras supera la desintoxicación.

Medicamentos para la adicción:

No todas las adicciones tienen síndrome de abstinencia. Y algunas sustancias adictivas causan síndromes de abstinencia más fuertes que otras. Dependiendo del estado de salud de la persona adicta, idea que sustancias era adicta, se emplearán o no determinados medicamentos para la adicción. La adicción a la heroína, a los opiáceos, y al alcohol, son las que con más frecuencia necesitan la ayuda de medicamentos contra la adicción para que el adicto pueda superar el fuerte síndrome de abstinencia. Algunos de los medicamentos para dejar las drogas más comunes son:

  • Metadona: utilizada normalmente durante la desintoxicación de la adicción a la heroína, y opiáceos. La intención es reducir de forma gradual la dosis de metadona hasta completar la rehabilitación. Sin embargo con frecuencia los adictos continúan consumiendo metadona durante años después de haber superado la adicción a la droga original. El problema es que la metadona también causa adicción, por lo que a veces lo más que se consigue es sustituir la adicción original, por la adicción a la metadona.
  • Buprenorfina: se utiliza también para reducir los efectos del síndrome de abstinencia de la heroína, y opiáceos. Suele preferirse a la metadona, porque a diferencia de esta última, no causa placer, por lo que es menos probable que el paciente de rehabilitación se vuelva adicto a la buprenorfina.
  • Benzodiacepinas: durante la desintoxicación reduce las convulsiones, la ansiedad, evitan que el adicto caiga en una depresión, y hacen que el resto de efectos del síndrome de abstinencia sean menos intensos.
  • Barbitúricos: son sedantes, reducen la ansiedad, vuelven al paciente menos agresivo, y evita las convulsiones durante la desintoxicación de alcohólicos. Ayudan a eliminar la sensación de malestar a lo largo de la desintoxicación.

Debido a lo fuerte que son los efectos del síndrome de abstinencia, a la necesidad de evaluar el estado de salud del adicto antes de empezar para asegurarse de que puede aguantar los efectos sin riesgo, y al hecho de que a veces incluso haya que utilizar algunos de los medicamentos para adictos mencionados, la persona adicta no debe intentar desintoxicarse por sus propios medios, sin ayuda. Si lo hiciese su salud correría riesgo. En un centro de rehabilitación de adicciones cuentan con personal médico y auxiliar para vigilar al adicto durante la desintoxicación, y ayudarle en caso de que se sienta mal.

¿Puedo recibir visitas durante la rehabilitación?

Precisamente debido a lo desagradable de los efectos del síndrome de abstinencia y a lo alterado que se encuentra el adicto con frecuencia se restringen las visitas durante la desintoxicación. Esto evita el estrés entre el adicto y su familia y amigos, ya que éste se vuelve vulnerable debido a la necesidad de tomar la sustancia adictiva, y puede deshacerse en súplicas para acabar prematuramente con la rehabilitación. Por supuesto depende del tipo de adicción, ya que algunas adicciones tienen síndrome de abstinencia sin apenas efectos. Y algunos pacientes están muy motivados y animados, y realmente desean completar la rehabilitación por lo que pueden recibir visitas sin miedo a que se alteren.

En cualquier caso, a medida que la rehabilitación se completa, el régimen de visitas se relaja. Esto se aprovecha para que los familiares y amigos del adicto se encuentren con una persona con la mente más clara, con visos de estar empezando a recuperar su vida, lo que les hace sonreír, dando al adicto unos ánimos imposibles de sustituir con ningún otro estímulo. Esto impulsa al adicto a completar totalmente el programa en el centro de rehabilitación adicciones.

Terapia de grupo para la adicción:

El paciente puede dejar de ser dependiente de la adicción, pero nunca deja de ser adicto. Siempre existe el riesgo de una recaída. Debido a esto la terapia individual y de grupo a largo plazo, es el único modo de asegurar que el adicto no recae. Los terapeutas y el resto de adictos del grupo se vigilan mutuamente, de modo que si perciben que alguno podría estar a punto de sufrir una recaída reciba rápidamente la ayuda que lo impedirá. O de no recibirla tiempo, que la adicción no tenga tiempo de volver a hacer mella en la salud y en la vida del adicto y de las personas que le rodean.

Hay grupos de apoyo para todas las adicciones. La mayoría sigue el modelo de los 12 pasos instaurado por alcohólicos anónimos. Estos grupos de ayuda son algunos de los más conocidos:

  • Alcohólicos Anónimos, en inglés, Alcoholics Anonymous (AA).
  • Comedores Compulsivos Anónimos, en inglés, Overeaters Anonymous (OA).
  • Adictos a la Comida Anónimos, en inglés, Food Addicts Anonymous (FAA).
  • Cocainómanos Anónimos, en inglés, Cocaine Anonymous (CA).
  • Paganos en Recuperación, en inglés, Pagans in Recovery (PIR).
  • Anónimos de la Marihuana, en inglés, Marijuana Anonymous (MA).
  • Anónimos de la Nicotina, en inglés, Nicotine Anonymous (NicA).
  • Anónimos de los Narcóticos, en inglés, Narcotics Anonymous (NA).
  • Heroinómanos Anónimos, en inglés, Heroin Anonymous (HA).
  • Anónimos de la metanfetamina, en inglés, Crystal Meth Anonymous (CMA).
  • Anónimos de las Píldoras, en inglés, Pills Anonymous (PA).
  • Emociones Anónimas, antes Neuróticos Anónimos, en inglés, Emotions Anonymous (EA).
  • Jugadores Anónimos, en inglés, Gamblers Anonymous (GA).
AUPLAAdiccionesCuando se elige un centro de rehabilitación es recomendable tener lo siguiente en cuenta:No existe un tratamiento único. Hay que adaptar el programa de rehabilitación a cada adicto. Algunos tienen trastornos mentales concurrentes. Otros son politoxicómanos. Algunos no tienen apoyo de su familia o amigos. Otros tienen problemas de...Health is Wealth. Nutrition, Rehabilitation, Sport, Sustainability, Wisdom, Entertainment. Health First. La Salud es lo Más Importante.