La vergüenza o la timidez, el miedo a compartir su adicción con las personas que le rodean, y la negativa de la persona a reconocer que es adicta al alcohol, son los tres obstáculos que con mayor frecuencia desmotivan al alcohólico a la hora de decidirse a pedir ayuda en centros de rehabilitación. Alcoholismo y negación van de la mano.

Una forma de superar el autoengaño consiste en que el alcohólico haga una relación de ventajas y desventajas que impone el alcoholismo a su vida:

Ventajas:

  • Me ayuda a olvidar los problemas.
  • Me permite relacionarme con otras personas con más facilidad.
  • Me lo paso bien cuando bebo.
  • Me permite soltar el estrés, y tranquilizarme después de un día cansado.

Desventajas:

  • Estropea mis relaciones con otras personas.
  • Arruina mi relación de pareja.
  • Cuando se me aclara la mente, siento vergüenza de lo que haya podido hacer, lo que me causa nerviosismo y me empuja a la depresión.
  • Acabarían por perder mis amistades.
  • Me impide rendir correctamente mi trabajo, y cuidar respetuosamente de las responsabilidades que tengo con mi familia.

Ventajas de dejar el alcohol:

  • Ahorraría en todos los gastos que me supone el alcoholismo.
  • Podría dedicarme más a la familia, y hacer lo que me gusta.
  • Me sentiría mejor a nivel físico y mental.

Desventajas de dejar el alcohol:

  • Me obligaría a aprender a resolver mis problemas de otro modo, en lugar de esconderme en el alcoholismo.
  • Me vería en la obligación de afrontar responsabilidades que hasta ahora había estado descuidando.
  • Tendría que volver a aprender a relacionarme con otras personas. Ya que me había acostumbrado a apoyarme en el alcohol para conocer personas.

¿Cómo evitar recaídas en el alcoholismo?

Uno alcohólico que completa el tratamiento en un centro de rehabilitación de alcoholismo como Cliffside Malibu, aún tendrá que preocuparse por evitar las recaídas. El centro de rehabilitación ofrecerá teléfono de ayuda, terapia individual y de grupo, y otros medios que mantengan al alcohólico lejos de cualquier riesgo de recaída en el alcohol. Sin embargo hay una serie de gestos que pueden ayudar a evitar la recaída del alcohol:

  • Alejar las tentaciones: tirar todo el alcohol que pueda haber en el hogar, dejar de frecuentar bares y otros lugares donde se sirven bebidas alcohólicas, y evitar cualquier tentación en el trabajo.
  • Avisar a las personas que le rodean: tienen que saber que estás intentando dejar el alcohol. El apoyo de esas personas será muy importante, ya que motivará que evite empujar al alcohólico a lugares entretenimientos que podrían causar una recaída en el alcoholismo.
  • Ser tajante acerca de su problema con el alcohol: no debe permitir que nadie alcohol en su hogar, ni que nadie le convenza para ir a ningún lugar donde haya alcohol.
  • Deshacerse de las malas influencias: aquellas personas que se nieguen a darle apoyo en su rehabilitación, que no respeten los límites que necesita acatar para mantenerse libre del alcoholismo, o que incluso, le empujen a consumir alcohol.
  • Aprender de los errores: tener en cuenta las recaídas anteriores, fijándose en que fue lo que más le ayudó, y que fue lo que hizo que acabará por recaer, intentando aclarar su mente para determinar que podría cambiar para que no volviese a ocurrir.

Efectos del síndrome de abstinencia del alcoholismo:

Cuando se deja de beber alcohol, el alcohólico sufre una serie de efectos secundarios desagradables conocidos como síndrome de abstinencia. Algunos de estos efectos pueden hacer que la vida del alcohólico corra riesgo. Estos se pueden separar en dos grupos en función de su gravedad. Los primeros síntomas del síndrome de abstinencia del alcohol aparecen tan pronto como unas pocas horas después de la última vez que se ha tomado alcohol, y empeoran a lo largo de uno a dos días, y mejoran a lo largo de los días restantes hasta un total de cinco días. Suelen ser efectos leves del síndrome de abstinencia del alcoholismo:

  • Sudor excesivo.
  • Nerviosismo y ansiedad.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Mareos, náuseas, y vómitos.
  • Estado de agitación.
  • Dolor de cabeza.
  • Desarreglos digestivos tales calambres, y diarrea.
  • Presión arterial alta.
  • Insomnio.
  • Incapacidad para pensar con claridad, mantener la atención, o concentrarse.

Sin embargo algunos efectos son muy fuertes, y pueden desembocar en un estado conocido como delirium tremens, en el cual se producen alteraciones bruscas en la forma en la que el cerebro regula el ritmo cardíaco, la respiración, y la tensión arterial. El alcohólico puede correr riesgo si no se encuentra vigilado por personal médico:

  • Fiebre.
  • Nerviosismo extremo, con ataques de ansiedad y pánico.
  • Confusión mental, el alcohólico se encuentra desorientado.
  • Abundantes vómitos.
  • Alucinaciones mentales.
  • Convulsiones.

FAQ drogas – www.edd.ca.gov

Cómo ayudar a un adicto – medicine.tufts.edu

http://www.aupla.com/wp-content/uploads/centros-de-rehabilitacion-alcoholismo-y-cliffside-malibu.jpghttp://www.aupla.com/wp-content/uploads/centros-de-rehabilitacion-alcoholismo-y-cliffside-malibu-150x124.jpgAUPLAAlcoholismoLa vergüenza o la timidez, el miedo a compartir su adicción con las personas que le rodean, y la negativa de la persona a reconocer que es adicta al alcohol, son los tres obstáculos que con mayor frecuencia desmotivan al alcohólico a la hora de decidirse a pedir ayuda...Health is Wealth. Nutrition, Rehabilitation, Sport, Sustainability, Wisdom, Entertainment. Health First. La Salud es lo Más Importante.