Las dependencias sólo pueden superarse con tratamiento en el centro de rehabilitación. Adicciones asentadas en una vida de autodestrucción, empujan a la persona adicta a perder todo lo que le importa. Desde una familia que lo quiere, a una amistad de la que ha recibido apoyo, una salud física de la que se sentía orgulloso, o un trabajo que le hacía sentir útil. Es cierto sin embargo, que la dependencia de una adicción a veces arranca con la pérdida de alguno de estos. Viéndose sin fuerzas para enfrentar el problema, la persona cae en la adicción cuando se refugia en ella para intentar no pensar. Cuanto más se tarda en preguntar, aunque sea mediante una llamada de teléfono, a un centro de rehabilitación como BRS Behavioral Rehabilitation Services, más destructiva se volverá la adicción, y más complicado y largo será el tratamiento necesario para superarla.

¿Cómo se diagnostica la adicción?

Según el manual de diagnóstico de trastornos mentales de la asociación psiquiátrica americana, la adicción a sustancias es un síndrome que incrementa la tolerancia a los efectos de la sustancia que se trate, y que causa una serie de efectos secundarios desagradables conocidos como síndrome de abstinencia si el consumo se interrumpe o reduce de forma abrupta. Además para experimentar unos efectos similares, la persona adicta necesitará aumentar de forma gradual la cantidad de sustancia que consume, empeorando con ello los efectos sobre su salud, sin obtener placer adicional alguno. Empujada a la dependencia de dicha sustancia, la persona adicta dedicará cada vez más esfuerzo para conseguir la siguiente dosis, privando a las personas que le rodean, familia, amigos, trabajo, de su presencia, de su felicidad, y complicando su situación financiera. Para cuando la persona adicta quiere salir de la adicción, se encuentra con que le resulta imposible hacerlo por propia voluntad, y con frecuencia sienten demasiada vergüenza y miedo como para pedir ayuda. Tan pronto como la persona adicta, o alguien que le quiera ayudar, se ponga en contacto con un centro de rehabilitación, adicciones, y adictos, reciben apoyo y tratamiento con medicamentos para superar la dependencia.

¿Qué efectos tienen las drogas?

Éstos son algunos de los efectos que tienen las drogas más comunes:

  • Euforia: una subida emocional tiene lugar cuando la sustancia adictiva se consume, alcanza el torrente sanguíneo, y llega al cerebro.
  • Alteraciones de la percepción: algunas se deben al mal funcionamiento de los sentidos mientras estaba bajo los efectos de la sustancia adictiva, otros por alteraciones en el cerebro.
  • Cambios de ánimo: se producen cambios repentinos de ánimo, del estado de humor.
  • Disrupción de la memoria: la persona adicta tiene dificultades para ubicarse.
  • Pensamientos erráticos: el adicto no piensa con claridad. Esto en especial hace muy difícil razonar con la persona adicta. Es desaconsejable intentar hablar con el adicto mientras esté bajo los efectos de la droga. Es imprescindible que reciba atención médica si está en ese estado, y esperar hasta que su mente se aclare. Nunca deje que el adicto se mueva libremente, ya que en caso de causar algún daño sin que haya dado parte a los servicios competentes, también sería responsable.
  • Palpitaciones: el corazón se acelera.
  • Subidas de tensión: las hemorragias son frecuentes.
  • Dificultad para moverse: es uno de los indicativos más visibles de que el adicto ha consumido.
  • Habla deficiente: la persona adicta no consigue expresarse con claridad. Deja ideas a medias, y dice incoherencias sin sentido.
  • Daños nerviosos: la droga daña las células del cerebro y causa que se libere dopamina, alterando su funcionamiento normal. La dopamina es un neurotransmisor que maneja la sensación de placer. Algunos de estos daños son permanentes y asientan en el cerebro una exigencia física de consumir la droga. Literalmente, las células del cerebro reclaman la sustancia adictiva, rechazando cualquier sustituto tal como la comida, disfrutar del tiempo libre, un abrazo, o cualquier otro estímulo que causa placer. Esto hace que el adicto no pueda pensar en nada que no sea la droga, ya que no puede disfrutar de nada más, mostrando un comportamiento totalmente falto de gratitud, por cualesquiera gestos amables que tengan las personas que le rodean. La persona adicta se vuelve hosca, callada, y agresiva. Episodios que alternan con un intento de arreglar el daño causado, pero sólo después de haber consumido la droga, y que terminan sólo unas pocas horas después cuando vuelve a empezar a sentir la necesidad de tomarla. Hasta que finalmente abandona toda responsabilidad para con las personas que le importan, y cualquier obligación. Todo esto empeora si el consumo ha sido a largo plazo. Este es el motivo de que un centro de rehabilitación de adicciones, tenga que estar preparado para aplicar readaptación neurológica.
  • Tolerancia: conforme el adicto consume la sustancia adictiva llega un momento en que la euforia que ésta causaba empieza, a igual dosis, a disminuir. Ocurre con todas las drogas, y obliga al adicto a consumir más cantidad cada vez, para llegar a sentir el mismo placer que sentí al principio con mucha menos cantidad. Al mismo tiempo el síndrome de abstinencia se hace más fuerte. El adicto ya no toma la droga para sentirse bien, sino, para no sentirse mal. Cualquier disminución de la dosis, cualquier obstáculo que impida al adicto conseguir la sustancia de la que es adicto, le hará perder la razón y experimentará unos efectos secundarios sobre el cuerpo, muy fuertes y desagradables. El miedo al síndrome de abstinencia, es junto al miedo a los demás, y la vergüenza o timidez, uno de los principales motivos por los que una persona adicta oculta su problema, y se niega a pedir ayuda a un centro de rehabilitación de adicciones como BRS Behavioral Rehabilitation Services.

Además semanas o incluso años después de haberse rehabilitado, la persona adicta, aún sentir al deseo de tomar la sustancia de la que era adicto. Por eso un centro de rehabilitación de adicciones mantiene el contacto con los adictos a largo plazo, pone a su disposición teléfono de ayuda, y suelen incluir un programa de terapia individual y de grupo continuado.

¿Qué hacen en un centro de rehabilitación de adicciones?

Junto con el programa de desintoxicación y rehabilitación, el centro de rehabilitación suelen centrarse en reeducar al adicto. Rehabilitarse de un adicción, pasa por volver a aprender a vivir. Para conseguirlo se hace hincapié en que el adicto aprenda a:

  • Superar la negación de su problema de adicción. Si el adicto no acepta su problema de adicción no colaborará, ni estará motivado para ayudar durante la rehabilitación. Esto no impide que la rehabilitación funcione, pero la hace más difícil y menos efectiva.
  • Educarse sobre cómo funciona la adicción. Aunque el adicto crea que sabe más que quienes les rodean sobre la adicción, su perspectiva está cargada de prejuicios y de limitaciones. Al no tener la mente clara por las drogas, nunca ha podido abordar su problema desde la razón. Esto le ha impedido aprender su verdadero funcionamiento, así como lo necesario para pedir ayuda y vencer la adicción.
  • Educarse sobre el proceso de rehabilitación. Ahora, con ayuda contra la adicción, es cuando el adicto puede aprender en el centro de rehabilitación, todo lo necesario para reconstruir su vida. Tanto si no tiene una vida que recuperar, porque de hecho, el problema era que su vida se había derrumbado, como si la tenía pero la perdió a causa de la adicción, se le enseñará a conseguir una vida plena y satisfactoria. De este modo aprenderá a sacarle el mejor partido a la rehabilitación, y se le invita a ser, un ayudante más para sí mismo y para otros.
  • Entender cómo los problemas de su vida le empujaron a la adicción. Arreglar esos problemas, aunque sea una tarea a largo plazo, será imprescindible para que se rehabilite completamente.
  • Aprender a vivir con su problema. Fruto de la experiencia de haber rehabilitado a muchos adictos, el centro de adicciones enseña al adicto algunos de los mejores comportamientos que pueden desempeñar a lo largo de su vida para reforzar su rehabilitación.
  • Elaboración de un programa para evitar recaídas. El adicto debe estar siempre en guardia para no volver a caer en la adicción. El centro de rehabilitación de adicciones le enseña a reconocer las situaciones en las que corre el riesgo de recaer en la adicción. De este modo la persona adicta puede pedir ayuda y evitar la recaída.
  • Recibir la participación de su familia y amigos. La participación de las personas que rodean al adicto puede ser importante. A veces el adicto se niega a aceptar esta participación. Otras el adicto no puede contar con nadie. Pero siempre que sea posible, se enseña al adicto las ventajas de contar con este apoyo durante la rehabilitación, porque este apoyo continuará incluso fuera del centro de rehabilitación de adicciones.

Comprendiendo la adicción – www.depts.ttu.edu

El adicto y las drogas – www.hazelden.edu

http://www.aupla.com/wp-content/uploads/centro-de-rehabilitacion-adicciones-segun-brs-behavioral-rehabilitation-services.jpghttp://www.aupla.com/wp-content/uploads/centro-de-rehabilitacion-adicciones-segun-brs-behavioral-rehabilitation-services-150x124.jpgAUPLAAdiccionesLas dependencias sólo pueden superarse con tratamiento en el centro de rehabilitación. Adicciones asentadas en una vida de autodestrucción, empujan a la persona adicta a perder todo lo que le importa. Desde una familia que lo quiere, a una amistad de la que ha recibido apoyo, una salud física...Health is Wealth. Nutrition, Rehabilitation, Sport, Sustainability, Wisdom, Entertainment. Health First. La Salud es lo Más Importante.